Elige, hoy, ventanas que cuiden tu futuro

Elige, hoy, ventanas que cuiden tu futuro

Elige, hoy, ventanas que cuiden tu futuroElige, hoy, ventanas que cuiden tu futuroElige, hoy, ventanas que cuiden tu futuro

  

Avanzamos hacia un futuro que nos exige mayor responsabilidad, que nos reclama cuidar nuestro planeta.


Un aspecto clave son los materiales utilizados para la construcción y, dentro de estos, los usados para la elaboración de ventanas, y más concretamente para la elaboración de su marco.


A partir de aquí nos hacemos la pregunta:


¿Cuál debe ser el material elegido para elaborar el marco de la ventana del futuro?

Cómo deben ser las ventanas del futuro

Debemos cuidar el planeta

Ventanas: 

Hechas de un MATERIAL SOSTENIBLE

Ventanas:
Elaboradas de un MATERIAL REALMENTE RECICLABLE

Ventanas:

Elaboradas de un MATERIAL REALMENTE RECICLABLE

Ventanas:
Cuyo MATERIAL FOMENTE la ECONOMÍA CIRCULAR

Ventanas:

Cuyo MATERIAL FOMENTE la ECONOMÍA CIRCULAR

Ventanas:
De un MATERIAL DURADERO

  Ventanas:

De un MATERIAL DURADERO

Ventanas:
ENERGÉTICAMENTE EFICIENTES

  Ventanas:

ENERGÉTICAMENTE EFICIENTES

Antes de elegir una ventana, saca tus conclusiones

CONCLUSIONES

Ventanas: Hechas de un material sostenible
ALUMINIO 100% sostenible.
MADERA 100% sostenible.
Plástico PVC NO sostenible.

Ventanas: Hechas de un material sostenible

Se llama desarrollo sostenible a aquel que es capaz de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos y posibilidades de las futuras generaciones”.


Un material sostenible es aquel que se puede mantener durante largo tiempo sin agotar los recursos.


ALUMINIO 100% sostenible.

Procede de la bauxita, uno de los minerales más abundantes de la tierra. Fuente inagotable.


MADERA 100% sostenible.

Sostenible, si se asegura la repoblación. 


Plástico PVC NO sostenible.

Procede del petróleo. El petróleo es un recurso no renovable y, tarde o temprano, nos veremos enfrentados a su total agotamiento.

image1

Ventanas: Elaboradas de un material realmente reciclable

Reciclar es “Someter un material usado a un proceso para que se pueda volver a utilizar”, y lo realmente eficaz es que dicho material se pueda reciclar infinitas veces y también que el material resultante del reciclado sea de la misma calidad que el original, o por lo menos que se le pueda dar el mismo uso.


ALUMINIO 100% reciclable.

El aluminio es 100% reciclable y se puede volver a reciclar infinitas veces para obtener los mismos productos. Se calcula que el 70% de todo el aluminio fabricado por la humanidad, desde que se descubrió este metal a finales del siglo XIX, sigue estando en uso. Su reciclaje es eficiente desde el punto de vista económico y medioambiental.


MADERA 100% reconvertible.

La madera recuperada es triturada y convertida en tableros de aglomerado para que vuelvan a ser consumidos. Los tableros de fibras y los de partículas, son derivados de la madera que surgen como consecuencia de su aprovechamiento integral. 


Plástico PVC NO es 100% reciclable.

El plástico PVC no puede ser reciclado infinitas veces y sus cualidades no se mantienen intactas, de hecho, no se pueden fabricar ventanas de plástico PVC a partir de producto 100% reciclado, como indica la norma europea de perfiles de plástico PVC , la EN 12608, bajo la cual se fabrican estos productos. Esta norma rechaza expresamente el uso de cualquier tipo de plástico PVC reciclado en la superficie exterior de los perfiles. Prácticamente no se recicla.

image2

Ventanas: Cuyo material fomente la economía circular

Según expone en su web el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), la economía circular es aquella en la que se maximizan los recursos disponibles, tanto materiales como energéticos, para que éstos permanezcan el mayor tiempo posible en el ciclo productivo. La economía circular aspira a reducir todo lo posible la generación de residuos y a aprovechar al máximo aquellos cuya generación no se haya podido evitar. 


El modelo económico actual es un modelo lineal, basado en “tomar-fabricar-consumir-eliminar”. Este modelo es agresivo con el medio y agotará las fuentes de suministro, tanto materiales como energéticas. 


Por todas estas reflexiones el MAPAMA encuentra necesario iniciar una senda de transición para pasar de la economía lineal a la economía circular.


ALUMINIO: Fomenta al 100% la economía circular.

El aluminio es un material totalmente reciclable y que responde a todos y cada uno de los principios que definen la economía circular: 

  • 100% reciclable para producir nuevos productos, usando para ello una cantidad de energía muy inferior a la necesaria en la producción original.
  • No genera residuos ya que se recicla infinitamente.
  • Aporta valor en cada una de las fases, desde la producción, pasando por la recuperación y posterior reciclado.


MADERA: Se puede considerar que también se encuentra en los materiales que favorecen la economía circular.

La madera recuperada es triturada para reconvertirla en otro producto.

  • 100% transformable para producir nuevos productos.
  • No genera residuos ya que se trasforma infinitamente.
  • El valor que aporta en cada fase es inferior al de aluminio, debido a un inferior precio de los productos que se recogen para el reciclado, lo que hace más complicada la recuperación.


Plástico PVC: Actualmente NO CUMPLE con la economía circular. 

El plástico tiene una tasa de recuperación muy inferior a la del aluminio o la madera. 

  • No es 100% reciclable ya que su capacidad de reciclado es limitada, no más de 5/6 veces. Además, el subproducto obtenido desde el primer reciclado tiene una calidad muy inferior al original. Por último, algunos componentes o aditivos del plástico PVC no pueden ser reciclados.
  • El plástico PVC ha sido elaborado con aditivos que generan residuos.
  • Reciclar plástico PVC no genera valor en la cadena de producción. El precio del plástico PVC para el “reciclaje” es cero o incluso negativo, nadie paga por el plástico PVC usado, no hay un mercado para ello.  

image3

Ventanas: De un material duradero

 Una ventana para un futuro mejor debe estar elaborada de un material duradero, que necesite poco o escaso mantenimiento. La durabilidad de una ventana es muy importante a la hora de considerarla también como ventana sostenible”.


ALUMINIO

Una característica destacable del aluminio es su durabilidad. Logra mantenerse durante muchos años sin deformaciones ni pérdidas de color o calidad, incluso en condiciones climáticas muy exigentes. Esto evita que se produzcan pérdidas por transmisión y por infiltración del aire que, de producirse, afectarían muy negativamente al ahorro energético. Además, las ventanas de aluminio son inmunes a los efectos nocivos de los rayos UVA y requieren de poco o nulo mantenimiento.


La duración del aluminio es, simplemente, incuestionable. Como ejemplo, las ventanas del emblemático Empire State Building de Nueva York se han conservado intactas durante 80 años, manteniendo sus excelentes cualidades con el paso de los mismos.


MADERA

La carpintería de madera necesita de tratamientos para protegerla de la penetración de humedad y así poder garantizar una larga durabilidad. Otro gran inconveniente es que necesitan de un mayor mantenimiento. Dependiendo del clima y la orientación donde se sitúen, necesitarán que cada cierto tiempo se renueve la capa de laca que las protege.


En el mercado existen soluciones que combinan la madera con el aluminio para mejorar la durabilidad y resistencia de la ventana.


Plástico PVC

El pvc es un plástico, y por lo tanto su resistencia es muy limitada. De hecho, necesita un refuerzo interior, normalmente de acero, para no doblarse.

image4

Ventanas: Energéticamente eficientes

Otro aspecto realmente relevante es que la ventana del futuro sea energéticamente eficiente, que ayude a consumir menos energía para climatizar las estancias”.


ALUMINIO

En el ahorro energético influyen muchos más factores de los que habitualmente nos indican. Existe una tendencia centrada en resaltar que elegir un marco de ventana fabricado en aluminio es una desventaja, debido a que transmite más el frío o el calor, y que por ello elegir un marco que no sea de metal aumentará considerablemente el ahorro. Esta afirmación es, simplemente ¡FALSA!


Un riguroso estudio* del prestigioso laboratorio Tecnalia concluye que, a corto plazo, una ventana de aluminio produce prácticamente el mismo ahorro energético que una de plástico PVC. (*estudio denominado: "Determinación de la importancia de los factores de influencia de una ventana en la demanda energética de un edificio”).


Sin embargo a largo plazo la ventana de aluminio conseguirá mantener sus propiedades más intactas, lo cual se verá reflejado en un mayor ahorro.


MADERA

La madera como material ofrece un gran aislamiento. Por lo tanto, las ventanas elaboradas con madera ofrecen buenas prestaciones. 


Para mejorar la durabilidad y resistencia, y por lo tanto la eficiencia a largo plazo, en el mercado existen soluciones que combinan la madera con el aluminio.


Plástico PVC 

El plástico es un material aislante, y por lo tanto las ventanas de plástico PVC lo son, aunque la mayor deformidad que pueden sufrir las ventanas elaboradas de este material hacen que a largo plazo pueda  bajar notablemente su eficiencia energética.

CONCLUSIONES

De los factores analizados, es evidente que la ventana del futuro y del presente debe estar elaborada con materiales sostenibles, realmente reciclables y que fomenten la economía circular. Estas características son básicas, ya que de ellas depende participar en la construcción de un mundo mejor.


Junto con los principales factores a tener en cuenta, también debemos valorar otros como la durabilidad y la eficiencia energética.


Tras esta comparativa, vemos que el ALUMINIO es el material más adecuado para confeccionar las ventanas del futuro, seguido por la madera.


El plástico PVC es un material NO sostenible, que NO fomenta la economía circular y cuyo reciclaje tiene excesivas limitaciones, las cuales llevan a pensar que se realiza más por la imagen pública que por efectividad y viabilidad práctica. 


Está claro que no debemos dudar a la hora de elegir el material del marco para una ventana o cerramiento, ya que solo 2 opciones son posibles, y de ellas el aluminio es la mejor alternativa.

image5
image6
image7
image8
image9